El teletrabajo como necesidad: retos y pautas para una mejor aplicación

Una de las mejores medidas para lograr la conciliación de la vida laboral con la vida familiar es el teletrabajo, que implica un ahorro de costes, tiempos de desplazamiento y una mejor calidad de vida. Pero ha sido el estallido del coronavirus el que ha impulsado en el ámbito laboral la búsqueda de soluciones como el teletrabajo para evitar su propagación. Para una correcta aplicación del teletrabajo, más aún en situaciones de premura, se hace necesario establecer de forma ágil procesos y hacer uso de herramientas que faciliten la gestión y comunicación.

Madrid, 11 marzo 2020

Las personas que realicen teletrabajo deberán comprometerse a organizar sus tareas y tiempos. Para trabajar desde casa de forma más eficaz resultará indispensable definir los procedimientos a seguir. Se deben establecer reglas, principalmente acerca de tiempos de trabajo, tiempos para ocuparse de asuntos personales y sobre los límites inherentes entre ambos momentos.

Casi como si se tratara de un trabajador por cuenta propia, todo el que trabaje desde casa gozará de una mayor autonomía, lo que conlleva una mayor responsabilidad. Para una mejor productividad conviene marcarse rutinas o hábitos de trabajo. Para evitar distracciones y centrar el foco, además de establecer tiempos, conviene separar espacios de trabajo y de convivencia familiar.

Por parte de las empresas, éstas deberán poner todos los medios necesarios para el correcto desempeño de los trabajadores. De igual forma, se deben equilibrar las cargas de trabajo y evitar ser invasivos en áreas personales de los trabajadores.

A nivel técnico, lo primero que se va a requerir es disponer de una conexión estable a Internet y de un ordenador suficientemente potente. Además se deberán establecer los procesos y medidas de seguridad adecuados.

Una vez solucionados los aspectos técnicos, existen herramientas que permiten la comunicación entre miembros de las organizaciones. Una de estas soluciones es Slack, que ofrece un sistema de mensajería desde el que se pueden crear grupos de chat, por ejemplo por departamentos o proyectos, así como compartir archivos, descargando el uso del correo electrónico. Otras herramientas que facilitan la comunicación y el establecimiento de videoconferencias son Skype y GoToMeeting.

Muy útiles serán también soluciones de trabajo en la nube. Google Drive y Dropbox dan la posibilidad de almacenar y compartir gran cantidad de información.

Otras herramientas destacables son WeTransfer, para la transferencia de archivos de grandes dimensiones, y Trello, para la gestión de proyectos y organizar tareas.

Existen multitud de soluciones, muchas gratuitas, si bien la clave para elegir será la que mejor se adapte a los objetivos sin complicarse la vida.

El teletrabajo siempre ha sido una opción para lograr una mejor conciliación entre vida laboral y personal, sin embargo, la crisis del coronavirus ha propiciado que se implante como una necesidad. El teletrabajo, además de medios técnicos, lo que requiere es un cambio de mentalidad, no sólo por parte de los trabajadores sino también por parte de las empresas. Afrontar un cambio de paradigma de forma tan rápida resulta un reto para muchas organizaciones, pero adaptarse a las adversidades resulta clave.

En muchas de ocasiones se habla de resiliencia desde una perspectiva individual, sin embargo, tanto las organizaciones como las sociedades en general que superan los retos derivados de cualquier crisis se hacen más fuertes por el esfuerzo en encontrar soluciones a la adversidad y superar tales desafíos.