El emprendimiento como oportunidad al desarrollo del entorno rural

Emprendimiento rural

El emprendimiento se presenta como gran oportunidad para un desarrollo rural sostenible. Para mejorar el atractivo de un emprendimiento rural diferenciado de la actividad agraria es necesario aún dotar de mayores medios y eliminar barreras. La vida se presta a reinventarse en el campo, por ejemplo, a través de negocios relacionados con el ecoturismo, actividades agroambientales, servicios online o proyectos vinculados a la economía circular.


21 diciembre 2021

El emprendimiento rural está relacionado con todo aquel tipo de proyecto emprendedor promovido en un entorno natural.

El emprendimiento rural ha estado particularmente asociado al pequeño comercio, a la hostelería y, en general, al autoempleo. Sin embargo, los nuevos retos sociales y las nuevas perspectivas que el entorno rural depara hacen replantearse la visión tradicional vinculada al mundo agrario.

Una de las consecuencias de la pandemia y de los duros confinamientos en las ciudades fue el replanteamiento hacia una mejor calidad de vida en el campo. Además, la concatenación de crisis económicas ha hecho del emprendimiento una necesidad social. Ambos factores señalan la conveniencia de enfocar el desarrollo económico del mundo rural hacia nuevos ecosistemas que innoven en actividades no habituales hasta ahora en el campo.

Problemas del mundo rural

Aunque algunos espacios rurales han vuelto a ganar población, factores propios del mercado y la marcha de extranjeros tras las crisis no han evitado que muchos pequeños municipios alejados de cuidades se vean afectados por el envejecimiento.

El entorno rural tiene dificultad para retener talento. Los jóvenes tienden a buscar más oportunidades en las ciudades y alejarse de actividades “esclavas” como la agricultura y ganadería, que además reportan escasísimos márgenes.

Por otro lado, la falta de determinados recursos dificulta el establecimiento de nuevas empresas. Contar con medios tan esenciales como la accesibilidad a una buena conexión a internet sigue siendo complejo en amplias zonas rurales. A esto hay que añadir el obstáculo de contar con recursos humanos adecuados, derivados de la ya mencionada marcha de jóvenes, cada vez más preparados, a entornos urbanos.

Necesidades del entorno rural para mejorar el clima emprendedor

Las administraciones públicas juegan un papel fundamental para canalizar los recursos necesarios que favorezcan el clima de negocios y las oportunidades para nuevos proyectos emprendedores.

Para lograr un desarrollo rural sostenible y duradero se necesita, sin duda, el apoyo de las administraciones públicas. Más allá de la concesión de las tradicionales ayudas al sector agrario, de las instituciones se requiere que exista un verdadero foco en facilitar recursos al servicio de la creación de nuevas empresas y en crear un clima que fomente una cultura emprendedora, incluso incluyendo valores propios de cada territorio.

Las economías locales deben de ser capaces de diferenciarse hacia otros sectores diferentes al agrario o ganadero.

Se deben mejorar las infraestructuras de comunicaciones. Aunque la mala calidad del servicio de conexión en algunas zonas se deba a la falta de interés de las compañías de telecomunicaciones, las administraciones públicas deberán dar prioridad y hacer un mayor seguimiento al respecto. Una buena calidad de conexión a alta velocidad es necesaria para facilitar no sólo la comunicación sino también la innovación.

Por último, encuestas varias llevan señalando como principales barreras al emprendimiento rural los excesivos trámites y la falta de información sobre oportunidades. Reducir la burocracia y poner a disposición servicios de incubación de empresas que incluyan infraestructuras coworking, asesoramiento y formación, serán recursos que apoyarán claramente las iniciativas emprendedoras.

Ventajas e inconvenientes de emprender en entornos rurales

Es evidente que existen inconvenientes relacionados con determinadas carencias de recursos, tanto humanos como materiales. También puede haber limitaciones en cuanto al tamaño de los mercados si nuestro proyecto no buscara escalabilidad gracias las TIC (tecnologías de la información y las comunicaciones).

No obstante, la vida en el campo puede aportar una serie de ventajas:

  • Mudarse a lugares con encanto y más relajados supone un cambio hacia una mejor calidad de vida.
  • En los pueblos la vida es más barata; por ejemplo, el acceso a la vivienda es más asequible.
  • Los costes también son menores, como por ejemplo los de naves o locales comerciales.

Desde el punto de vista de negocio, también el entorno rural proporciona oportunidades a un emprendedor:

  • Mayor margen de desarrollo.
  • Más facilidad para encontrar nichos de mercado.
  • Desarrollar proyectos en ámbitos inexplorados.
  • Menor competencia.
  • Fomentar la sostenibilidad y el uso responsable de recursos.

Tendencias de negocios en el entorno rural

Con las oportunidades que ofrece el medio rural, los emprendedores pueden reinventar la vida en el campo poniendo en marcha proyectos alineados con las tendencias y las perspectivas que ofrece cada entorno.

Algunos ejemplos de negocios son:

  • Proyectos relacionados con la economía circular. Más que una moda, priorizar el aprovechamiento de los recursos es una tendencia hacia la sostenibilidad. Existen ideas de negocio múltiples: energías renovables, bioconstrucción, gestión de residuos, etc.
  • Ecoturismo. Una buena opción puede ser diferenciarse ofreciendo experiencias únicas aprovechando un cambio hacia una visión del turismo responsable y respetuoso con el entorno local. Las alternativas serán tantas como los enfoques a dar, impulsando la práctica de deportes observando fenómenos de la propia naturaleza o el consumo de productos ecológicos. Este tipo de actividades ayudarán a su vez a preservar el patrimonio rural y las tradiciones culturales locales.
  • Actividades agroambientales. En lugar de llevar a cabo actividades agroindustriales, una excelente alternativa es replantear el desarrollo agrario, vinculándolo, por ejemplo, a la elaboración de ingredientes exclusivos y de calidad para el sector gourmet.
  • Plataformas online. Ya sean tiendas virtuales de comercio electrónico u otro tipo de plataformas tipo marketplace, al haberse normalizado el teletrabajo, son negocios con alcance global escalables que pueden desarrollarse desde cualquier ubicación siempre que la calidad de conexión a internet sea buena.
  • Servicios a empresas. Se pueden emprender estudios de diseño, agencias de marketing, empresas de consultoría, asesorías especializadas, así como cualquier tipo de servicios donde se pueda operar online y no requieran de presencialidad permanente.
  • Proyectos sociales, según las necesidades del entorno, como por ejemplo desde servicios de cuidado para personas mayores hasta soluciones de coliving para teletrabajadores.